Entradas

Excursión a Piriápolis

El pasado sábado 30 de marzo, realizamos excursión a Piriápolis, visitando el Cerro San Antonio y la reserva de fauna. Almorzamos en el Restaurante Arenas, para luego ir a conocer el Castillo Pittamiglio

A todas las madres

El Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social quiere saludar en estas fechas a todas las madres en su día.

Somos conscientes que el día de la madre en esta ocasión se lo ubica como una fecha enmarcada dentro del mundo de lo comercial. Si bien eso es cierto, para nosotros quienes conformamos una institución basada en los principios humanistas de las cooperativas de alguna forma necesariamente el aspecto comercial pasa a un segundo plano.

Decimos esto y no es discurso, ya que cotidianamente nuestros esfuerzos se dirigen a rescatar lo mejor que poseemos los humanos y en ese aspecto fundamentalmente se encuentran ubicados los sentimientos, los mas puros y profundos sentimientos que poseemos.

Es por ello que lo que representa una madre, una mujer obrera, campesina, trabajadora educadora, referencia fundamental de una familia simboliza para nosotros el núcleo básico donde se fundamenta nuestra sociedad.

Es cierto que los tiempos cambian. Nadie va a discutir que la cultura, que la visión que se tiene sobre determinados aspectos del mundo en que vivimos es distinta que hace nomás algunas décadas atrás. Estamos seguros que algunos podrán señalar que un homenaje de estas características no es necesario o que se trata de un hecho que pertenece a la cultura de otros tiempos. Sin querer discutirlo ya que la base fundamental de la sociedad democrática es la libertad de pensamiento, quienes integramos esta cooperativa entendemos que la figura de una madre no representa en absoluto la figura de alguien sojuzgado o sometido a patrones encuadrados en la supremacía de una visión patriarcal sino todo lo contrario.

Sería injusto no reconocer que la mujer, y la mujer madre en este caso en particular es un ser pilar fundamental de cualquier transformación en la sociedad. Por más que se quiera discutir y por más legítima opinión que haya el primer contacto humano de nosotros mujeres y hombres, el primer latido coordinado, el primer contacto físico, el primer abrazo, el primer beso, la primera contención la limpia y pura sabia que nos alimenta es la de una mujer, de una mujer madre.

Solo señalar este hecho es resaltar lo esencial, lo más limpio y puro que tenemos los seres humanos.

Hemos escuchado más de una vez que es determinante para la vida de cualquiera de nosotros en sociedad esa relación estrecha que necesariamente debe darse con nuestras progenitoras. Nadie discute que el amor y el cariño que provienen de esa mujer en los primeros años de nuestra vida determinarán la calidad de mujer u hombre que seremos en la sociedad que nos toca vivir.

Es por ello que un homenaje a la madre, más allá del día en particular que se quiera recordar no enerva en lo más mínimo la necesidad de que el reconocimiento se haga en particular en un día. Luego el día siguiente y el que le siga y así sucesivamente el homenaje a cada una de nuestras madres esté o ya no esté con nosotros, será la tarea individual que tendremos los humanos para reconocerlas.

Por todo esto les desea a todas las madres de nuestra cooperativa y del Uruguay un muy feliz día.

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISIÓN SOCIAL

Economía Social

Una vez más en este espacio, la Cooperativa de la Previsión Social a través de su Consejo Directivo quiere hacer llegar a los lectores algunas reflexiones que hacen referencia a la Economía Social.

En tal sentido, nuestra Cooperativa CPS ha venido desarrollando en el último período de manera intensiva su presencia en el Interior de nuestra patria, fundamentalmente con la apertura de nuevas sucursales conjuntamente con la mejora de las ya existentes, superando a la fecha más de 35 sucursales que a la vez se convierten en un entramado de intercooperación a través de los cuatro puntos cardinales de la patria.

Este crecimiento expansivo para nosotros ha sido uno de nuestros objetivos estratégicos planteados fundamentalmente en el último lustro una vez finalizada la etapa de consolidación y afirmación de nuestra unidad productiva en los aspectos económico financieros.

Es vocación de nuestra parte aplicar todos los principios contenidos en el Movimiento Cooperativo y uno de ellos tiene que ver con la descentralización territorial en contraposición con el fenómeno histórico centralizador de la República.

Esto para nosotros además de un principio se definió políticamente como una autoexigencia, en virtud de que gran parte de nuestra masa social son jubilados y pensionistas que por obvias razones residen en todo el territorio nacional y no es concebible para este Consejo Directivo que nuestra masa social encuentre dificultades para hacerse de los bienes y servicios de su cooperativa por razones de distancia.

Como todas las cosas, siempre es más sencillo realizar discursos o anunciar proclamas que llevarlas adelante.

Decimos esto porque el desarrollo de la descentralización implica necesariamente el estudio y el conocimiento especifico de particularismos de las necesidades de nuestros socios.

Evidentemente que hay aspectos que son comunes en cuanto a necesidades básicas, sin embargo, hay otros aspectos que pueden resultar propios o específicos, sea por razón de ubicación geográfica –por ejemplo encontrarse en zonas limítrofes con otros países- o la limitación de acceso a ciertos bienes o servicios a razón de menor desarrollo o logística en algunas áreas. Es por ello que es clave para CPS tener resuelta la accesibilidad de nuestra masa social de la misma manera y en las mismas condiciones que si un socio reside en Bella Unión o en Artigas que en un barrio de Montevideo.

Esto implica que abastecer de determinados bienes a todo el territorio sin excepción sea un desarrollo de logística no menor.

Para ello en los últimos tres años nuestra cooperativa ha instrumentado un sistema de abastecimiento propio contando con vehículos especiales para el transporte de bienes, del mismo tipo y calidad y llevado adelante con funcionarios que también pertenecen a la institución.

Porqué remarcamos y es importante este aspecto, porque muchas veces en las unidades cooperativas que se plantean la alternativa de la Economía Social, desde nuestro punto de vista han caído en desviaciones de tipo ideológico o conceptual haciéndolos caer en la tentación de “tercerizar” los aspectos logísticos como lo son el transporte y envío de mercaderías con sociedades comerciales que nada tienen que ver con el movimiento cooperativo.

Es decir, para la Cooperativa de la Previsión social todo desarrollo, todo crecimiento y toda expansión debe hacerse con más desarrollo de la Unidad Cooperativa, esto se traduce en que haya más cooperativismo para lo cual debe haber más cooperativa, es decir lo que nosotros denominamos el circulo virtuoso de la Economía Social.

De lo contrario cuando cooperativas que caen en la tentación, por decirlo de alguna manera de “tercerizar” sus servicios para “ahorrarse problemas” no hacen otra cosa que debilitar la Economía Social ingresando en una contradicción insalvable y para nosotros injustificable tanto que se asemeja a una claudicación de las ideas por la vía de los hechos. Alcanza con remitirnos a la historia para saber que este tipo de experiencias siempre terminan colapsando en contradicciones insalvables generando en un mismo sistema polos opuestos que nunca pueden acoplarse por que intrínsecamente son contradictorios.

Además de lo indicado anteriormente, subrayamos que el desarrollo de esta política incrementa hasta con naturalidad el crecimiento cooperativo pues al mismo se lo alimenta con más cooperativismo. Es por ello que la línea estratégica trazada por el Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social pone como base de su funcionamiento el desarrollo de la intercooperación ante la resolución de cualquier objetivo a plantearse .

Otro ejemplo a señalar en este sentido es que el sistema de acopio y depósito de mercaderías la Cooperativa de la Previsión Social lo ha podido llevar adelante intercooperando con instituciones cooperativas que poseen espacios físicos que lo permiten.

Es decir se genera un círculo virtuoso y una sinergia permanente. No obstante como en todos las ordenes de la vida su eficiencia dependerá de la capacidad e instrucción de los trabajadores que llevan adelante las distintas tareas del engranaje.

Queremos resaltar también que esto que venimos exponiendo no ha sido fruto de una casualidad sino de una definición que implicó superar aquellas visiones atávicas y simplistas de que lo eficiente reside en lo privado muy común lamentablemente en el discurso neoliberal y que lamentablemente prende en sectores de la sociedad que están vinculados a la Economía Social.

Desde nuestro punto de vista para lograr que una Unidad Cooperativa, en este caso de consumo, funcione de manera eficaz y que traiga consigo un desarrollo en todas sus áreas, exige necesariamente el compromiso de un colectivo y que allí reside la base fundamental de que lo que venimos expresando sea posible.

No es casual que si nos remitimos al marco jurídico nacional esté establecido a texto expreso en la Ley General de Cooperativismo como exigencia de la educación y formación permanente de todos los integrantes de la unidades productivas cooperativas. De esta forma el legislador recoge uno de los principios básicos del cooperativismo que es la formación en valores y principios cooperativos de todos los individuos que conforman la unidad y de esta forma se logre un compromiso natural para que todas las piezas del engranaje funcionen más allá de eventualidades o de los azares que siempre pueden presentarse pero que en definitiva nunca pueden entorpecer el desarrollo natural de una cooperativa.

Desde nuestra experiencia podemos decir que esto es posible. No solo porque empezamos de un piso que ni siquiera lo era, ya que partimos de un “subsótano” ya que asumimos la responsabilidad de dirigir nuestra cooperativa en las peores condiciones fruto de gestiones llevadas adelante por individuos ajenos a la Economía Social y que llevaron al colapso y casi a la liquidación de nuestra querida cooperativa.

Pasada más de una década a través de diversas políticas basadas a cabalidad y en toda su extensión en los Principios Cooperativos es posible que hoy podamos contarles al igual que en anteriores oportunidades estas experiencias que demuestran que existen alternativas al sistema capitalista de explotación y lucro.

Una vez más y aunque parezca reiterativo decimos que esto es posible sólo y siempre y cuando los trabajadores estén comprometidos con este modelo de sistema.

La desidia o el desinterés atentan contra las más nobles causas, pero también es responsabilidad de nosotros los dirigentes dar el ejemplo y demostrar que somos cooperativistas dirigiendo una cooperativa y no personas extrañas o sin trayectoria en el mundo de la Economía Social pues estamos convencidos y lo hicimos como nuestra bandera y consigna decimos que “Cooperativismo es solidaridad en acción.”

Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social

Abril 2019

Editorial – Abril

La Cooperativa de la Previsión Social es una institución que por su propia naturaleza y características está basada en los principios fundamentales de la solidaridad y la cooperación, habiendo desarrollado –fundamentalmente en los últimos 10 años- una política tendiente a incrementar las acciones y fomentar los principios y modalidades fundamentales del cooperativismo como es en particular el desarrollo continuado del Principio de Intercooperación.

Sin lugar a dudas, este mecanismo que puede resultar a la vista de todos como algo natural -pues en definitiva lo que busca es el fortalecimiento de los miembros que integran un mismo movimiento cooperativo- no obstante por diversas dificultades que en la autocrítica que nos alcanza no tenemos empacho en admitirlo, las cooperativas, la mayoría de ellas nacidas del seno de sindicatos de trabajadores, desarrollaron una mirada demasiado centralista y cerrada a la atención de su propia masa social, descuidando la capacidad que existe si ese mismo esfuerzo es realizado de manera mancomunada a partir del desarrollo intercooperativo no solo entre unidades productivas operativas de la misma naturaleza, si no alcanzando un estadio superior que es la interrelación e intercooperación entre cooperativas de diversas clases como son a modo de ejemplo cooperativas de consumo, de trabajo y producción y cooperativas de ahorro y crédito entre otras.

Más allá de nuestro caso particular donde hemos podido lograr la integración de cooperativas de consumo con cooperativas de ahorro y crédito y a través de ellas con las cooperativas de trabajo y producción que integran la Federación de esta modalidad, entendemos que el potencial que se puede desarrollar a través de la intercooperación no tiene techo y necesariamente debe alcanzar a todo el movimiento nacional de la economía social.

Existen experiencias a nivel internacional que han podido sortear las más graves crisis económico-financieras de los llamados “países centrales” a partir de lo que venimos planteando. Un ejemplo de ello es la experiencia de Cooperativa de Mondragón y demás organizaciones cooperativas vascas.

Otro ejemplo en ese sentido es detenerse en analizar la conformación del engranaje económico de bastas regiones de Italia, principalmente del centro y norte de la misma, en particular en La toscana y La Emilia Romagna, donde existen múltiples entidades de unidades productivas cooperativas que se interrelacionan y que en su conjunto representan gran parte del PBI nacional de la República de Italia.

Sin embargo esto que es muy claro ha sido un desafío que permanentemente se ha puesto sobre la mesa, dado que, a partir de las urgencias y las coyunturas propias de cada una de las instituciones, no se eleva la mirada de la manera necesaria para plantearse que gran parte de las soluciones a los problemas que se presentan pueden resolverse a través del desarrollo de la intercooperación.

Sin lugar a dudas, nuestro país a partir de la creación de la Ley General de Cooperativas, producto de un esfuerzo institucional promovido desde el Poder Ejecutivo y llevado adelante desde el Parlamento, en un trabajo mancomunado con cada uno de los actores que integran el movimiento cooperativo nacional, dieron luz a una norma que sintetizó todo lo que estamos planteando.

Simplemente, a modo de ejemplo, en los diversos encuentros de la Alianza Cooperativa Internacional, la Ley 18.407 ha sido reconocida como un modelo jurídico a seguir.

Más allá de esto, la exigencia de los actores nacionales y de la experiencia vivida a partir de esta norma tan preponderante no ha sido obstáculo para seguir planteando nuevos aportes propositivos que van en el sentido de la modificación de la norma referenciada a los efectos de optimizar su alcance.

Dicho esto, uno podría plantearse con naturalidad y sin crispación, por qué teniendo estas herramientas y el reconocimiento del Estado a través de instituciones como lo son el INACOOP (Instituto Nacional de Cooperativismo) aún entendemos desde la Cooperativa de la Previsión Social, que no hemos alcanzado estados superiores en lo que se refiere a la intercooperación.

La probable respuesta a esta pregunta es que existe una dificultad aún entre quienes integramos el movimiento cooperativo de poder plasmar la teoría en la acción. Esto no quiere decir que no haya habido experiencias en lo referenciado, muy por el contrario, las hay y muy buenas, pero en un mundo donde se plantean desafíos que tienen que ver con la creación de empleos, con el desarrollo de tecnologías, con el impulso de la investigación nos exige cuestionarnos de manera autocrítica y sin autoflagelaciones que nuestros procesos aún son lentos.

Es por ello que, sin pretender ser un modelo, ni caer en el simple autoelogio, desde la Cooperativa de la Previsión Social integrada por personas de muy larga trayectoria en el Cooperativismo, entre otros el recientemente desaparecido Contador Juan José Sarachu, y el Sr. Jorge Alvariño -quienes además fueron los protagonistas de todo el proceso de la Ley General de Cooperativas, integrando desde su génesis la Comisión Honoraria de Cooperativismo- han promovido de manera tenaz una política de integración cuyos resultados se ven plasmados en políticas de interrelación que a la fecha alcanzan a una masa social de cooperativas que se traducen en al menos 50.000 socios y tres modalidades: Consumo, trabajo y producción y Ahorro y Crédito.

Es entonces que desde la Cooperativa de la Previsión Social, no solo dirigimos gran parte de nuestros esfuerzos en aras de la intercooperación como modalidad de interrelación cooperativa como consigna y acción a la vez que sin falsa modestia lo hemos hecho creando un entramado que hoy alcanza a todo el territorio de nuestra patria con más de 35 Agencias y Sucursales.

Queremos destacar que nuestras distintas comparecencias en el Parlamento, tanto dirigentes como trabajadores de nuestra cooperativa representando a sus respectivas organizaciones, llámese Federación Uruguaya de Cooperativas de Consumo o Agremiación de Trabajadores de Cooperativas de Consumo afiliadas al PIT-CNT, hemos remarcado este aspecto que ha sido recibido con mucha expectativa y a la vez fervor por parte de los Sres. Parlamentarios de todas las fuerzas políticas que aspiran al desarrollo efectivo y concreto de la Economía Social.

Más allá de todo lo dicho, desde la Cooperativa de la Previsión Social en una perspectiva global entendemos que aún falta mucho que recorrer.

Si uno analiza que gran parte de las unidades productivas que integran el entramado económico de nuestro país son de mediano y pequeño porte, nosotros decimos que con más razón el sistema cooperativo puede y debe desarrollar su política de integración a través de la intercooperación en virtud de que existen condiciones para interactuar y crear un entramado económico que tenga un peso relevante en el sistema productivo nacional.

El desarrollo de una economía social, de una economía alternativa que genere puestos de trabajo genuinos, formalizados, con las mejores condiciones de trabajo constituyen la mejor alternativa que nuestra sociedad puede presentar ante un mundo que plantea desafíos con visiones apocalípticas del presente y del futuro inmediato.

Para el Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social no existe economía si en ella no se pone al ser humano como centro de la misma.

Para nosotros no es concebible la economía basada en el concepto especulativo o en el lucro como fin único ya que a fin de cuentas lo único que esta produce son crisis más o menos cíclicas que arrojan a las personas y fundamentalmente a los trabajadores a la angustia y desesperación.

Es por todo esto que creemos que el futuro de la economía solo es legítimo si su contenido se basa profundamente en lo social.

En nuestro País tenemos para todo esto el marco jurídico fundamental, tenemos además un Estado con tradición sensible a los aspectos sociales y lo más importante, tenemos mujeres y hombres capaces de afrontar los desafíos que venimos planteando.

Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social

Abril 2019

Cooperativismo e Inclusión Social

UNA ASOCIACIÓN INDISOLUBLE

Cuando hablamos de inclusión social pensamos en realidad en su definición por oposición; pensamos en los excluidos, aquellos que no cuentan con recursos y oportunidades para llevar una vida de acuerdo a las aspiraciones y realidades marcadas como norma en la sociedad, siendo además un miembro pleno de esta en todas sus dimensiones, tanto económica, cultural o social. De esta forma, estar excluido es no formar parte o no tener acceso, estar por fuera.

Muchas son las formas de estar por fuera, algunas son económicas, otras por género, nacionalidad, raza, por ser joven o ser viejo, por cuestiones físicas o psíquicas, por razones geográficas, por no contar con acceso a educación, a vivienda, o no poder participar en algún aspecto de la vida de la comunidad.

Esta mirada nos obliga a reflexionar tomando como centro de preocupación a las personas, y es aquí donde las cooperativas toman la posta. Las cooperativas somos asociaciones de personas que se unen para lograr, juntos, objetivos comunes. Somos emprendimientos donde cada socio cuenta, opina, decide, participa, goza de los beneficios de ser parte pero sin estar limitados a la obtención de beneficios, pues somos organizaciones centradas en las personas, una herramienta potenciadora colectiva que no persigue el lucro. El simple acto de ser socio de una cooperativa es de por si un ejercicio constante de los valores de autoayuda, autoresponsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad.

El primer paso para ello es la libre decisión de ser miembro y aceptar la responsabilidad de la asociación, luego vendrán aspectos vinculados al gobierno de la cooperativa y su gestión donde el ejercicio democrático y participativo está presente en diversas formas, la igualdad de derechos y obligaciones, la administración de un bien común siempre velando por su autonomía e independencia aun formando parte de otras organizaciones, el acceso a la información, la cooperación con otras cooperativas (intercooperación) y el sentimiento de pertenencia. Estos son los principios que toda cooperativa sostiene para desarrollar esos valores.

No debería sorprendernos entonces, porque organizaciones como la OIT entienden lo fundamental de dar apoyo a nuestras organizaciones, que además generan empleo estable y de calidad siendo vanguardia en igualdad de género, lucha contra la pobreza y desarrollo sostenible con fuerte impacto económico y social en los ámbitos en que están presente.  Podemos decir con orgullo que en nuestro rol como empleadores hemos suscripto un Convenio Colectivo de Trabajo modelo que garantiza que los trabajadores cuentan realmente con igualdad de oportunidades y salarios en relación a sus responsabilidades sin tener incidencia alguna en ello nada más que sus talentos y desempeños.

En la Cooperativa de la Previsión Social, conocemos bien cada una de las facetas de la exclusión social. Nucleamos asociados principalmente jubilados y pensionistas, que perciben prestaciones económicas pequeñas. En nuestra cooperativa forman parte, se reúnen, resuelven aspectos tan básicos de su sustento como la alimentación, la vestimenta o el equipamiento digno de su hogar. Pero también tienen actividades recreativas totalmente gratuitas tales como salidas y excursiones a diferentes puntos del país, reunirse para festejar por ejemplo el día del abuelo, o ver un partido de la selección nacional, o nostalgiar en agosto entre otras.

Muchos de nuestros socios vienen a la cooperativa simplemente a visitarnos, a charlar un rato cálidamente, porque se sienten parte, porque se sienten incluidos.

Nuestro objeto principal es proporcionar a los socios bienes de consumo pero ni remotamente nos limitamos a eso. Apostamos fuertemente a brindar servicios, porque en nuestra visión integral centrada en las personas entendemos que somos para muchos la única red de contención y la única vía de acceso a cosas de las que disfrutan otros sectores de la sociedad; por eso mismo, y siendo una herramienta para mejorar integralmente sus condiciones de vida nos esforzamos por mantener presencia física con una amplia de red de sucursales y agencias a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, acercando la cooperativa y estando presentes en las comunidades de nuestros socios. Cada afiliado cuenta con acceso al Servicio Médico y su reconocido staff de especialistas de primer nivel sin ningún tipo de costo adicional, sin pago de tickets, sin pago de órdenes de atención y con tiempos de espera realmente muy cortos pero no por ello sentimos que todo ya está hecho, desde el año pasado incorporamos en el mismo régimen y sin costos adicionales, operaciones de cataratas para nuestros asociados. Nos sentimos orgullosos de poder brindar solución a la causa más común de pérdida de visión en los adultos mayores, donde se concentra la mayoría de nuestra masa social.

Podemos escribir largas páginas describiendo lo que representa en la vida diaria de muchísimas personas nuestra labor, que tan presente está la cooperativa y como sienten el vínculo con la institución. Podemos contar como en los fríos días de invierno las enfermeras los reciben con un café y una sonrisa, o como han experimentado una rehabilitación bucal a través de nuestro Servicio Odontológico, como descubren el placer de la lectura en nuestro Servicio de Biblioteca, o simplemente solucionan aspectos tan básicos como la alimentación, la calefacción de sus hogares o la vestimenta. Muchos de ellos son invisibles para gran parte de la sociedad, para nosotros son nuestra prioridad. No siempre se dimensiona correctamente lo que significa para una persona que no tiene los medios o que vive en soledad, poder pasar una tarde con otros, sentirse atendido, ser recibido con calidez y respeto, bailar, divertirse, charlar, interacturar con otros o conocer algún lugar del país. En respuesta a eso surgen nuestras actividades sociales, las cuales son organizadas por la cooperativa sin que los socios tengan que solventar algún costo adicional para participar.

Otro capítulo es el desarrollado por nuestra Comisión de Educación, Fomento e Integración Cooperativa (CEFIC) que recorre las sucursales y agencias realizando actividades de difusión de tópicos de interés e importancia para los socios.

Las cooperativas son un formidable instrumento para combatir la pobreza y transformar la sociedad en una más justa e inclusiva, mediante la solidaridad entre sus socios y entre ellas aprovechando la potencia de la complementariedad de la intercooperación mejorando los beneficios y ventajas obtenidos por los socios finales.

Ese es nuestro concepto de cooperativismo y de inclusión, no son solo palabras, así es la activa realidad en acción de Cooperativa de la Previsión Social.

Página 3 de 3 123