Entradas

Editorial – Mes de los niños – Agosto 2021

El “Día del Niño” es una fecha muy sensible para la Cooperativa de la Previsión Social y es por esta razón que aspiramos siempre a dedicarle especial esmero a fin de hacerles llegar amor, cariño y respeto a los niños todos.

Lejos de ser un fenómeno “natural”, la infancia es una construcción social que se va gestando culturalmente en las relaciones adultos-niños, contemplando la necesidad de protección y a su vez ofreciéndoles posibilidades de desarrollo personal como individuos libres, siendo este el reto de construir una sociedad que tenga en cuenta las capacidades y las potencialidades de cada niño.

La infancia, en la imaginación de un adulto siempre es pasado –recuerdos idealizados del niño “que fuimos”– o futuro –lo que pensamos que llegarán a ser los niños-; por el contrario, para los niños, la infancia es siempre presente, es “su” presente y es por eso que ser niño en el siglo XXI es un verdadero desafío.

Los niños (según la Convención de Naciones Unidas, todo ser humano menor de 18 años) son los protagonistas en el proceso continuo de crear y recrear la infancia, cuestión que se hace evidente al observar sus conductas e interacción con los adultos, porque ambas generaciones se necesitan, aunque más la primera a la segunda.  Los adultos tienen la tarea de enseñar a los nuevos miembros de la sociedad las pautas y normas que hacen a los seres humanos en seres sociales. Por este camino el colectivo, es que los niños se transforman en los hombres y mujeres de sus tiempos.

La tarea de guiar la formación de los niños es compleja, tiene muchas facetas, y requiere de cuidados, de alimentación, de atención de su salud, de educación y diversos derechos consagrados en la Convención de los Derechos Del Niño, aspectos estos muy difíciles de llevar a la práctica para muchas familias de trabajadores, tomando en cosideración que el costo de vida muchas veces impide dar satisfacción a necesidades distintas a las básicas para subsistir.

Es por ello que desde la Cooperativa de la Previsión Social trabajamos en forma incesante poniendo nuestro mejor esfuerzo y espíritu cooperativo, el cual cobra un especial protagonismo en tiempos de pandemia y crisis económica.  Es a través de la solidaridad y de la economía social que se brinda a los socios y a sus familias calidad de vida, ya que estas prácticas de gestión permiten a nuestros afiliados no solo acceder a bienes y servicios en forma más accesible, sino que además tienen acceso a atención médica con especialistas de primer nivel, atención odontológica, servicio fúnebre y otros servicios en forma gratuita, todo pensando en el bienestar de los socios y de sus familias.

Hoy queremos celebrar a esas generaciones de mujeres y hombres del futuro en este día especial dedicado a los niños, el día del niño es el día de nuestros hijos y de nuestros nietos, el día donde homenajeamos a aquellos seres que son la esperanza para que exista en generaciones venideras un mundo mejor y que sin duda dependerá de cómo sean tratados en el presente el mundo del futuro.

El tercer domingo de agosto será una vez más una jornada donde se abrirán miles de ojos curiosos, de pupilas brillantes que con emoción observarán a su alrededor que sorpresa surgirá y vibrará en el corazón de los más pequeños que habitan junto a nosotros en nuestras casas o si somos abuelos, en las casas de nuestros hijos. 

Es un día donde el detalle animará nuestra existencia y la de aquellos que serán los protagonistas del futuro, a quienes homenajeamos.

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISIÓN SOCIAL

                                                                                                    Agosto 2021

Mensaje CUDECOOP por día Internacional de las Cooperativas

Este día internacional de las cooperativas nos encuentra en un mundo que aún se encuentra debatiéndose contra la pandemia del COVID-19. En Uruguay, los más de un millón de cooperativistas hemos demostrado que somos la mejor alternativa para trabajar en la reconstrucción económica y social de nuestro país, siguiendo el lema de la Alianza Cooperativa Internacional: reconstruir mejor juntos.

Pese a que el sector cooperativo se muestra resiliente, sosteniendo los puestos de trabajo en términos comparativos a otras empresas, hay sectores que se han visto profundamente afectados, en particular en algunos sectores del cooperativismo de trabajo y de vivienda, que además han sufrido graves recortes de recursos o cambios en las orientaciones de financiamiento y contratación por parte del Estado.

Esta crisis nos desafía, sobre todo porque acentúa las desigualdades. Necesitamos que las cooperativas se visualicen como el modelo económico capaz de transformar esta realidad, a partir de su anclaje comunitario y territorial, su esencia solidaria, y la no explotación de las personas o la naturaleza.

Esta crisis nos exige seguir buscando la innovación en nuestras cooperativas, reafirmando nuestra identidad y compromiso con la equidad social, económica y cultural entre las personas, redoblando nuestra preocupación y respuestas a los sectores más afectados por esta crisis global.

En este día internacional de las cooperativas llamamos a reconstruir mejor juntos y más que nunca reafirmar nuestros principios y valores cooperativos.

Feliz día internacional de las cooperativas.

Editorial – Diciembre 2020

Como todos los años al acercarnos a las fechas de las fiestas tradicionales donde sobrevienen para nuestra dicha los encuentros familiares la Cooperativa de la Previsión Social quiere acercar su mensaje fraternal y afectuoso para con sus socios y familias.

Desde hace muchos años al momento de los resúmenes nuestra cooperativa se reafirma en nuestros principios y convicciones y una vez más en estos tiempos que nos tocan vivir nos ratificamos absolutamente en ellos.

Hoy la humanidad toda se enfrenta al desafío de superar un virus pandémico que interpela al mundo científico y deja en evidencia la incapacidad de respuesta que tienen la mayoría de los estados en cuanto a la sanidad social y la organización institucional que contenga a los más expuestos de las sociedades.

Pero lejos estamos de llevarles hoy un mensaje pesimista y de resignación. Quienes creemos en el cooperativismo y en la economía social creemos siempre que ante los grandes desafíos de la humanidad la respuesta estará siempre en los valores que residen en la bondad, en la fraternidad y la solidaridad entre prójimos.

Vivir es un es un desafío permanente. Nuestra visión del mundo no es simplista y mucho menos voluntarista. Los hechos no ocurren por caprichos y mucho menos por azar. La razón de la miseria y las penurias de gran parte de quienes habitan el planeta se fundamenta en las relaciones desiguales que rigen a mujeres y hombres y que el cooperativismo tiene respuesta en ideas y en acciones para revertirlas.

La cultura que impera hegemónicamente se basa en el consumismo obsolescente e introduce a través de los medios masivos la idea del individualismo exitoso como solución a los problemas humanos. Una falacia que sólo sirve para sostener a poderosos de estos tiempos.

Estamos convencidos que la humanidad encontrará los caminos para alcanzar lo que todos buscamos en nuestras vidas que es ser felices. Nosotros desde el cooperativismo estamos convencidos que sólo será posible si la respuesta se concreta en la felicidad colectiva y para ello el camino sólo será a través la igualdad, la solidaridad, la democracia, la transparencia y la ayuda mutua.

Felicidades!!!!

Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social

Diciembre 2020

Editorial – Mes de Mamá – Mayo 2021

El día de la madre tiene larga data. No obstante, de todas las historias que dieron origen a esta conmemoración elegimos la contemporánea, porque la misma refleja la lucha de las mujeres a lo largo de la historia para reivindicar sus legítimos derechos.

Esta celebración surge cuando la poeta y activista Julia Ward Howe organizó en 1865 manifestaciones pacíficas donde participaron las madres de las víctimas de la guerra de Secesión.

Esta mujer abolicionista y destacada activista por los derechos de las mujeres, fue la que propuso establecer un día especial en honor a las madres de las víctimas de la referida y cruenta guerra en EEUU. Esta inspiradora referencia ubica en un justo lugar la celebración, lejos de una fecha puramente mercantilista.

Desde nuestra opinión, a lo largo de los años, reconocer un día especial para las madres ya no está valorado con desdén, sino como un día de regocijo, donde toda la sociedad se detiene de manera uniforme a rendirle homenaje a las mujeres madres.

Para quienes integramos la Cooperativa de la Previsión Social, todas las fechas son relevantes, todos los días tenemos un compromiso asumido con nuestras ideas, el cual nos impulsa a construir de mejor manera el maravilloso instrumento de solidaridad y organización económica que son las cooperativas. No obstante, somos absolutamente sinceros cuando decimos que el día de la Madre es el más especial de todas las celebraciones.

Por razones de la pandemia no hemos podido realizar las actividades que tradicionalmente llevamos adelante, tales como los paseos y las reuniones y demás actividades de carne y hueso, que organizamos.

Ya vendrán tiempos en los que nos reencontremos.

La Cooperativa de la Previsión Social, desde el inicio de la emergencia sanitaria, puso toda la organización al servicio de los socios, sin menguar ningún esfuerzo para mantener con todos los recaudos sanitarios necesarios sus puertas abiertas siempre, de tal modo, que a nadie le faltara la asistencia médica, tan prioritaria y tan urgente, ni los diversos servicios que ofrece nuestra cooperativa.

Por esta razón, en estas fechas, más que nunca reafirmamos nuestro compromiso con la vida, que significa cuidar al prójimo y a la vez estar presente para que nada les falte, imbuidos como siempre en el espíritu cooperativo de la Solidaridad.

FELIZ DIA DE LA MADRE!

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISION SOCIAL.

Mayo 2021

Editorial – Diciembre 2019

A esta altura del año es época de resúmenes y de conclusiones y a partir de ello nos es grato expresarles el orgullo que sentimos quienes formamos parte del Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social de llevar adelante esta responsabilidad de gestión, que conjuntamente y en mancomunión con los socios, lo decimos sin vanagloria alguna, que se ha hecho con responsabilidad y con el propósito de impulsar el emprendimiento cooperativo en defensa de los intereses de los socios y consumidores.

Es bueno recordar que las cooperativas de consumo son  las primeras asociaciones de consumidores que aparecieron en la Europa de luchas obreras y campesinas y desde entonces hasta la fecha ejercen labores de representación y defensa de los intereses de aquellos que buscan una alternativa al libre mercado y el lucro. Es por esta razón que, no sin obstáculos, hoy tienen reconocimiento a nivel mundial y son una buena parte del comercio de países que han alcanzado un desarrollo social en algunos casos modelo en esta área.

Es importante tener en cuenta que cuando nos referimos al modelo cooperativo de consumo, no se trata de cualquier tipo de consumo, no se promueve un consumo desordenado o “marketinero”, no se impulsa estrategia alguna para crear falsas necesidades a los socios sino todo lo contrario. Nuestra razón de existencia implica satisfacer las necesidades esenciales de las personas como lo son los alimentos, el abrigo y el confort esencial que merecen trabajadores, jubilados y pensionistas. Pero esto no es todo pues apuntamos a estadios superiores en la economía social que no por lejanos signifique claudicar ante las circunstancias pues hablamos de un consumo responsable, llevado a cabo con respeto al medio ambiente y fundamentalmente a través de una constante información y orientación del socio respecto de temas que hacen a su calidad de vida con el objeto de alcanzar una sociedad más humana.

Es con esta visión integral que se procuran servicios que contemplen diversos aspectos que hacen a la mejor calidad de vida, tales como los servicios de la salud de manera integral y de calidad, la salud odontológica, la atención jurídica en defensa de sus derechos, la satisfacción de las necesidades nutricionales, la de bienes y servicios y en general todas aquellas que redunden en mayor calidad de vida de los socios.

Destacamos además como uno de los aspectos de los que sentimos orgullo la participación de la masa social, porque la gestión no se lleva a cabo de cualquier forma sino que nuestra cooperativa, como lo requiere este tipo de emprendimientos, es gestionada de forma democrática por su masa social que participa en forma activa y con pleno conocimiento e información de la política y decisiones que se adoptan por parte del Consejo Directivo. Cada socio ostenta un voto y lo hace valer en cada una de las decisiones y en particular a la hora de la aprobación de la gestión defendiendo con su acción los intereses colectivos.

Esta participación se promueve, se construye y permite el crecimiento de la cooperativa, generando un circuito virtuoso de información, de ida y de vuelta constante lo cual asegura el desarrollo armónico de la unidad productiva para futuras generaciones.

Estos lineamientos implican que la Cooperativa de la Previsión Social asume día a día un sólido compromiso con aspectos que involucran a otras organizaciones cooperativas cercanas propendiendo el intercooperativismo para el fortalecimiento recíproco de las instituciones, fomentando acciones en base a los principios de la cooperación y la solidaridad.

Se fomentan valores como la igualdad y la equidad honrando los principios específicos que nos rigen y poniendo en práctica los valores proclamados por la Declaración de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI).

En suma todos estos aspectos redundan en beneficio de la masa social que nos apoya y a la que estimulamos constantemente.

Por un 2020 que nos encuentre construyendo una sociedad más justa, fraterna y solidaria donde nuevamente la intercooperación sea el eje de nuestra gestión.

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISIÓN SOCIAL

Diciembre 2019

Editorial – Junio 2020

Para quienes integramos la Cooperativa de la Previsión Social, el Día de la Madre es la fecha más significativa del año y así lo hemos planteado en cada una de nuestras manifestaciones y contactos con ustedes.

Desde hace más de una década cuando llegamos a esta fecha siempre organizamos una actividad central para festejar este día con las madres que conforman nuestro colectivo cooperativista. Sin embargo, la triste realidad de la pandemia que se nos presentó ha hecho que en las actuales circunstancias nos veamos impedidos.

En estos tiempos, donde más allá de las medidas sanitarias planteadas en general -que debemos señalar hasta ahora se trata la mayoría de las mismas de exhortaciones-, sin embargo, los uruguayos hemos venido demostrando nuestra responsabilidad y entereza para imponernos cuidados y sobre todo y en particular con aquellos integrantes de la sociedad más vulnerables.

Conocido es que los adultos mayores por determinadas razones inmunológicas son quienes se ven más expuestos al riesgo de ver afectada su salud y es por ello que desde nuestra cooperativa hemos tomado todas las medidas de seguridad higiénica para evitar riesgos innecesarios.

No obstante, desde el primer día de la emergencia sanitaria, nuestras puertas se han mantenido abiertas de par en par, pues entendemos, que nuestra institución es un servicio esencial para nuestros socios, pues a través de ella, los mismos acceden a alimentos, productos de higiene, medicamentos y en particular, a nuestro servicio médico, que siguió atendiendo desde un primer momento, en el entendido que no es posible suspender bajo ningún concepto la primera línea de atención a la salud, que se proporciona con nuestros médicos y auxiliares en diversas especialidades, todas ellas fundamentales para las características de nuestra masa social.

Estamos orgullosos de poder decir que nuestro servicio de policlínica no ha descuidado a ninguno de nuestros socios. En el mismo sentido de lo expresado y a modo de mayor información, decimos para quienes puedan no saberlo, que funciona en el 1er. piso de nuestras instalaciones – ubicadas en Avenida Rondeau 1422 – un centro vacunatorio gratuito donde se suministra la vacuna anual contra la gripe.

Queridos socios, más allá de todas las dificultades, estamos convencidos que podemos hacer del Día de la Madre un día especial como las mamás se merecen. Que si bien debemos extremar cuidados no podemos dejar que el miedo nos angustie y nos desmoralice.

Quienes integran la Cooperativa de la Previsión Social son trabajadores activos o jubilados pero todos hijos de la clase trabajadora, son entonces el motor de la sociedad que hoy tenemos porque la construyen y la construyeron y por tanto son el pensamiento y las manos maravillosas que hacen posible todo y por tanto no nos merecemos vernos aturdidos por el miedo.

Es por ello que deseamos que nuestras palabras trasmitan alegría y optimismo porque estamos convencidos que optimistas debemos ser siempre en las peores circunstancias y en todas las edades.

Por último, les decimos que tenemos mucho más para contarles del desarrollo de vuestra cooperativa y de servicios que se han ido incorporando, pero entendemos que ya habrá otra oportunidad de informarlo pues hoy queríamos centrarnos en lo más importante de todo que es desearle a todas las madres un día hermoso, lleno de amor y rodeadas de afecto. En la Cooperativa de la Previsión Social hemos advertido que cuando las palabras son sinceras las mismas calientan el corazón como los más fraternales abrazos.

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISIÓN SOCIAL

Editorial – Sinergia 09/19

El tema de la educación es sin duda el tema principal y más desafiante de las sociedades y que en tiempos de la revolución cibernética es aún más grande que el que se debatía a finales del siglo XIX y el siglo XX, ya que en la medida que se apunta a la capacitación de niños y jóvenes tecnológicos, nacidos en un mundo digital, con intereses y en una realidad distinta a los que tenían los educadores de a veces apenas una generación anterior.

La importancia de la educación y de que la misma sea pertinente es vital dado que ofrece a los niños en muchos casos la única oportunidad posible para salir de la pobreza y el único camino hacia un futuro prometedor.

En pleno siglo XXI resultan alarmantes los informes de UNICEF, que indican que alrededor de 264 millones de niños y adolescentes de todo el mundo no tienen la oportunidad de acceder a una escuela o completar su educación, esto equivale a más de 76 veces la población de Uruguay. Su educación se ve frustrada por la pobreza, la discriminación, los conflictos armados, las emergencias y los efectos del cambio climático.

Si tomamos en cuenta el amplio abanico y las diversas realidades, para los niños que viven situaciones de emergencia, la educación representa seguridad, normalidad y conocimiento para construir un futuro y para ello UNICEF desarrolló sistemas educativos que ofrezcan oportunidades a los niños más desfavorecidos del planeta para que transformen sus vidas a través de programas y apoyo de los Estados.

El rol que juegan los Estados en materia de educación es medular y está ligado al grado de compromiso y sensibilidad de los gobernantes a través de la promoción de políticas sociales tendientes a llevar la educación en todas sus manifestaciones a los niños.

El concepto de educación es complejo, es mucho más que transmitir información curricular, la que sin desmerecer la importancia de la misma es insuficiente para la formación integral de las personas. Educar es enseñar, impartir valores, principios, tradición, costumbres todo aquello que hace que una persona se convierta en un adulto sano y noble.

Mucho se ha dicho y se ha hecho en materia de planes de enseñanza, métodos, procedimientos y caminos a seguir en pos de la mejora de los resultados, tomando en cuenta que su eficacia se proyecta en la formación de las futuras generaciones.

Muchos métodos se han puesto en práctica para su mejora y el trabajo permanente está arrojando resultados ya que con orgullo cada vez más jóvenes egresan siendo primera generación de estudiantes universitarios, que provienen del seno de familias humildes de trabajadores y obreros lo que es un logro para nuestro país.

Cada vez más el mundo apunta a que a los docentes se les imparta una educación más global y menos fragmentada, que no esté compuesta por instrucciones estandarizadas en cuanto a métodos de formación de los docentes corriendo el eje de los aspectos exclusivamente pedagógicos y evaluativos, elevando de esta forma el umbral en la formación. En nuestro país, el Artículo 220 de la Ley 18.407 establece: “Enseñanza del Cooperativismo. Los órganos competentes de la educación, en coordinación con el INACOOP, deberán elaborar los programas curriculares de los niveles primario, secundario y terciario, que incorporen progresivamente la enseñanza y la práctica del cooperativismo, así como la formación de los docentes respectivos”. De esa forma, el legislador, resumiendo el esfuerzo y dedicación de generaciones de dirigentes de la talla de Juan José Sarachu, Jorge Alvariño y tantos otros, entendió la importancia de la enseñanza del cooperativismo en todos los subsistemas de la educación incluido Formación Docente, por su aporte en valores, principios y acciones para la construcción de una sociedad más justa, promoviendo una educación integral que fomenta la inclusión social, así como el conocimiento de las personas, su entorno familiar, la comunidad y el mundo natural, y desarrolla la comunicación y el razonamiento hacia la convivencia responsable en cada comunidad. El mundo universitario tampoco es ajeno a esta impronta. La UDELAR cuenta con un área de extensión dedicada al sector cooperativo y la economía social y la Facultad de Ciencias Económicas y Administración con un Diplomado en Gestión Cooperativa.

El aspecto fermental de la enseñanza está en esa impronta y marco de libertad que debe tener el docente para formar a las mujeres y hombres del mañana. Como nos decía Vaz Ferreira en 1910 en su “Lógica Viva”, el docente debe percibir “la eclosión de las almas” de los alumnos, la explosión de los cerebros, que es lo que ocurre cuando los jóvenes aprenden a pensar por si mismos, a cuestionar, a debatir más allá de los límites de los programas académicos. Por eso nos decía “que el espíritu de los alumnos no termine en un muro” ese es el deber de un docente y el espíritu fermental de la enseñanza.

La lucidez de Vaz Ferreira es atemporal y puede ser aplicable a los tiempos en que vivimos cuando expresa que: “La tendencia pedagógica que debe orientar nuestra enseñanza ha de inspirarse, sobre todo, en el punto de vista educativo y de cultura general, nunca prematuramente especializado. (…) Los estudios de cultura general “ (deben de ir) “preparando y desarrollando las facultades intelectuales, hacen al sujeto pedagógico infinitamente más capaz de asimilarse los propios conocimientos especiales, que una educación puramente especializada.” 

De esta forma queda demostrada que las mentes lúcidas no importan en el tiempo que hayan vivido para mantenerse vigentes en su pensamiento y en un tema tan cardinal como es la educación. Así como citamos la brillantez del filósofo Vaz Ferreira; en nuestra enseñanza ante los nuevos desafíos sigue más vigente que nunca los principios de José Pedro Varela en todo su contenido y alcance.

El movimiento cooperativo uruguayo no es ajeno a esta preocupación, es así que ha impulsado la Escuela Nacional de Cooperativismo, un espacio que se constituye a partir de un proceso de especialización e institucionalización de las estrategias de educación cooperativa del movimiento manifiestas en diversas formas. La federación que nuclea a las Cooperativas de Consumo (FUCC) de la cual formamos parte, cuenta con un miembro en la Escuela a través del cual canalizamos nuestras inquietudes al respecto.

En el entendido de que la educación es un proceso que se da a lo largo de la vida, la Cooperativa de la Previsión Social impulsa a través de su Comisión de Educación, Fomento e Integración Cooperativa múltiples iniciativas con una interesante agenda a lo largo del año. Recientemente, al amparo del PROCOOP que es un Programa que desarrolla capacitaciones y asistencias técnicas destinadas a cooperativas, se participó en un curso sobre cooperativismo destinado a cooperativas de consumo impartido por el Centro Cooperativista Uruguayo. Poco antes, estuvimos presentes en los talleres “Promoviendo igualdad de género en las Cooperativas” impulsados por INMUJERES y ONUMUJERES en sede de Inacoop.

Asimismo, mantenemos durante el año un calendario de charlas y talleres en nuestra extensa red de agencias y sucursales de todo el territorio nacional con énfasis en tópicos de interés para nuestra masa social, acercando a los afiliados en su localidad de residencia estas actividades a cargo de especialistas en la materia.

El movimiento cooperativo, del que somos miembros orgullosos y al que hemos aportado destacados dirigentes, asume mediante la educación el rol que le compete en la formación y difusión de sus valores y principios, indiscutibles protagonistas en la construcción de un mundo más justo, sostenible y solidario.

Consejo Directivo de la Cooperativa de la Previsión Social

COOPERATIVA BANCARIA (C) 2019

Editorial – Sinergia 10/19

Cooperativismo y Derechos Humanos.

La Cooperativa de la Previsión Social se dirige a la masa social y al público en general con el propósito de entablar un acercamiento a través de la difusión de la política de gestión que día a día va implementando en pos de brindar mejores servicios a los socios.

Los objetivos trazados en el plan estratégico delineado por parte del Consejo Directivo están enfocados a ampliar la gama de productos así como la mejora de los servicios que ofrecemos, planificados con un enfoque integral, lo que incluye realizar políticas tendientes a aumentar la calidad de vida de los socios a través de la prestación de servicios de alta calidad en forma gratuita, así como de productos de consumo en condiciones ventajosas respecto a los del mercado.

Es por eso, que las políticas que venimos trazando apuntan a contemplar el efectivo ejercicio de los derechos del socio, concibiéndolo desde un punto de vista integral buscando contemplar los aspectos que hacen a los derechos humanos de las personas.

Un socio para nosotros no es un cliente, sino que es un ser humano que como tal tiene necesidades a satisfacer, aspiraciones y expectativas a realizar. Por ello la Cooperativa de la Previsión Social tiene como premisa abocarse un día y otro también a mejorar los servicios para que los mismos cumplan los anhelos de sus socios en la visión integral del individuo y desde una perspectiva universal contenida en la Carta Fundamental de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Para la teoría de los derechos humanos, el concepto de persona lleva implícito el de sus derechos y la defensa y el ejercicio de los mismos que nos compete a todos en un pie de igualdad desde toda la existencia sin excepciones de ningún tipo dado de que los derechos humanos son inalienables e inescindibles.

El carácter de inalienable significa que son derechos a los que no podemos renunciar, por su parte el carácter de inescindible descarta la posibilidad de contradicciones entre ellos y advierte sobre la estrecha relación entre los derechos individuales y los derechos sociales.

El derecho de ser libres, de ser iguales en dignidad, de tener libertad de pensamiento, de conciencia, de religión, de opinión, de reunión y de asociación, está estrechamente relacionado con el derecho al trabajo, a condiciones equitativas en el mismo, a la seguridad social, a formar sindicatos y a sindicarse, al descanso, a vacaciones periódicas pagas, a un nivel de vida adecuado, a la asistencia médica y a la educación entre otros.

Históricamente el cooperativismo pugnó por los derechos del hombre y su calidad de vida.

En el quehacer cotidiano las personas se ven enfrentadas a diversos problemas que deben resolver, muchos de los cuales requieren un asesoramiento profesional legal para poder encausarlos y arribar a posibles soluciones. Este aspecto humano de la relación con el socio es contemplado por la  Cooperativa de la Previsión Social y en tal sentido les  brinda asesoramiento jurídico gratuito, en las diversas ramas del derecho, con un trato personalizado a fin de que puedan evacuar consultas teniendo acceso a ser asesorados por profesionales especializados en asuntos diversos que pueden afectar desde su vivienda -tales como alquileres, desalojos, lanzamientos-, a temas de derecho de familia  -tales como pensiones alimenticias, divorcios, sucesiones-  y asuntos laborales entre otros. Si bien otros aspectos del derecho se pueden plantear, los expuestos resumen la problemática general de las consultas.

Se contemplan además derechos de acceso a la salud, brindándole al socio la posibilidad de acceder a médicos de medicina general y especialistas de alto nivel profesional cubriendo de esta forma la atención integral del socio en forma gratuita y sin distinción ni limitaciones de tipo alguno. Se les brinda también asistencia odontológica de altísimo nivel con equipamientos de última tecnológica contando con consultorios tanto en Montevideo como en una red presente en todo el país para mejor servicio de los socios.

En la Cooperativa de la Previsión Social entendemos que una unidad productiva lleva en su esencia misma un concepto liberador tanto en lo económico, pero también social ya que la concepción en la que se fundamenta el cooperativismo se sostiene en la unión libre y consciente de quienes la componen abrazando ideales de justicia y solidaridad.

Nuestro propósito es que los derechos de los socios no sean un simple enunciado ya que el derecho a la libertad y a la igualdad están estrechamente relacionados con los objetivos que nos trazamos para brindar a nuestros socios condiciones más equitativas y un nivel de vida adecuado, a través por ejemplo de las prestaciones enunciadas y con ello honrando las luchas históricas del cooperativismo que bregó y sigue bregando por los derechos del hombre y su calidad de vida.

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISIÓN SOCIAL

                 Octubre 2019

Editorial – La República 10/19

LAS COOPERATIVAS DE CONSUMO ANTE LOS DESAFÍOS MUNDIALES

Las cooperativas de consumo surgidas en el siglo XIX tienen cada vez más protagonismo a nivel mundial a partir de las profundas transformaciones sociales que sacudieron los cimientos del Estado del Bienestar preferentemente en Europa.

Es a partir de allí que se proyectan en América a raíz de la crisis de confianza en las instituciones tradicionales del sistema que durante las décadas neoliberales no fueron capaces de dar respuesta adecuada a los desafíos económicos y sociales.

En el mundo globalizado en el que vivimos, la realidad que se presenta es muy distinta a la de aquellos escenarios posteriores a la II Guerra Mundial y cada día más se hace necesario dar nuevas respuestas a nuevos problemas principalmente el desafío de dar mejor calidad de vida a los que menos recursos económicos tienen y a quienes por su condición de partida se ven impedidos de acceder a productos y servicios. Es a esa gran masa que apunta su atención esta modalidad cooperativa que es el consumo y por eso el crecimiento de estas organizaciones en la economía va ganando día a día más espacios.

El proceso de desarrollo del cooperativismo de consumo, tras su nacimiento en Rochdale, se fue difundiendo paulatinamente en Europa occidental y cobró relevacia en diversos países el cual estuvo directamente relacionado a la importancia que le otorgó el Estado a este tipo de organizaciones.

Históricamente está demostrado que el cooperativismo estuvo vinculado al movimiento obrero, lo que no es producto de la casualidad sino que las cooperativas de consumo juegan un rol muy importante desde su creación, dado que  nacen a partir de estos impulsos,  de masas de trabajadores organizados, con el legítimo propósito de mejorar su calidad vida  a través del modelo de economía social, permitiéndoles acceder a productos alimenticios a precios inferiores que los que se ofrecen en el mercado. Al mismo tiempo, paulatinamente, una vez satisfechas las necesidades de alimento, fueron ampliando sus cometidos y las cooperativas de consumo se fueron convirtiendo en organizaciones abocadas a brindar servicios y a satisfacer necesidades de tipo asistencial y cultural como las que ofrecía el “modelo rochdeliano” que antes se encontraban vedados para las masas de asalariados por los costos.

Este proceso se fue gestando en forma natural, y cón él los trabajadores fueron ganando espacios ya que a pesar de tener pocos recursos económicos esta modalidad de organización les permitió tener acceso con su salario a servicios y prestaciones que apuntan a satisfacer las necesidades integrales de las personas.

Las evoluciones del movimiento cooperativo de consumo, sus estructuras organizativas y mecanismos de gestión tuvieron distintos desarrollos vinculados a la importancia que el Estado otorgó a estas organizaciones, y por ello en algunos países el desarrollo fue rápido en tanto que en otros como España por ejemplo este proceso fue más lento en relación a otros países de Europa occidental.  No obstante, todos han alcanzado un alto nivel de desarrollo ya que la economía social se está consolidando cada vez más.

Hoy estamos en condiciones de decir, que las cooperativas de consumo así como otras formas de economía social, pueden servir para minorar muchos de los riesgos motivados por el proceso globalizador y en la medida en que éstas se vayan desarrollando, ampliando y extendiendo su campo de actuación sin diluir sus valores y principios, estarán en condiciones de actuar como lazo de unión entre lo local y lo global, pasando a ser agentes de lo que se viene a denominar “glocalización”.

El término “glocalización” fue acuñado en la década de los 80 en Japón, para definir ciertas prácticas comerciales con proyección económica y social. Desde el punto de vista económico refiere a la organización o comunidad que está dispuesta y es capaz de «pensar globalmente y actuar localmente».

El concepto implica que la empresa se adapte a las peculiaridades de cada entorno, diferenciando sus producciones en función de las demandas locales. En un mundo global en el que asistimos a una progresiva supresión de las fronteras a nivel económico, político y social, se incrementa la existencia de barreras culturales, generadas por las personas que defienden sus tradiciones de la globalización cultural que muchas veces y por motivación actúa desconociendo los particularismos.

Hoy estamos en condiciones de decir que las cooperativas de consumo, en los países que se consolidaron, jugaron roles de importancia.  Las cooperativas de consumo, tienen una función destacada en la transición nutricional por dos motivos: permitieron un abastecimiento más estable y de mayor calidad de los alimentos básicos de la dieta y facilitaron también la difusión de dietas más diversificadas al comercializar también diferentes clases de productos como, por ejemplo: chocolate, café, azúcar, pastas de sopa y diversas clases de productos en conservas.

Paulatinamente a nivel mundial las cooperativas de consumo apuntan  a ampliar la gama de alimentos  incluyendo algunos perecederos tales como frutas, verduras o carnes, aumentando la gama de productos para ofrecer a los socios y apelando para su intención al comercio intercooperativo y vinculándose (aunque en nuestro país aún falta mucho) a las unidades productivas agrarias abocadas a la producción de dichos alimentos  y a través de acuerdos intercooperativos se potencian mutuamente este tipo de organizaciones en beneficio del socio.

En el avance del cooperativismo hubo grandes mentores que nos dejaron su legado. Un ejemplo de esto es el jesuita y economista ideólogo y mentor del cooperativismo español como lo fue Joaquín Perez de Rabago que dedicó su vida al estudio del tema. El veía en las cooperativas de consumo “una suerte de alquimia económica” en la que los gastos se trasmutan en ingresos, el ahorro es engendrado por el mismo gasto y se convierte en fuente de capital.  

Hoy nosotros lo vemos de igual forma, su filosofía perdura y nos inspira.

Por lo antedicho en la Cooperativa de la Previsión Social tenemos como consigna que ante nuevos desafíos mundiales el mundo del cooperativismo debe de tener respuestas mundiales.

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISIÓN SOCIAL

Octubre 2019

COOPERATIVA BANCARIA (C) 2018

Editorial – Sinergia 10/19

Cooperativismo y Derechos Humanos.

La Cooperativa de la Previsión Social se dirige a la masa social y al público en general con el propósito de entablar un acercamiento a través de la difusión de la política de gestión que día a día va implementando en pos de brindar mejores servicios a los socios.

Los objetivos trazados en el plan estratégico delineado por parte del Consejo Directivo están enfocados a ampliar la gama de productos así como la mejora de los servicios que ofrecemos, planificados con un enfoque integral, lo que incluye realizar políticas tendientes a aumentar la calidad de vida de los socios a través de la prestación de servicios de alta calidad en forma gratuita, así como de productos de consumo en condiciones ventajosas respecto a los del mercado.

Es por eso, que las políticas que venimos trazando apuntan a contemplar el efectivo ejercicio de los derechos del socio, concibiéndolo desde un punto de vista integral buscando contemplar los aspectos que hacen a los derechos humanos de las personas.

Un socio para nosotros no es un cliente, sino que es un ser humano que como tal tiene necesidades a satisfacer, aspiraciones y expectativas a realizar. Por ello la Cooperativa de la Previsión Social tiene como premisa abocarse un día y otro también a mejorar los servicios para que los mismos cumplan los anhelos de sus socios en la visión integral del individuo y desde una perspectiva universal contenida en la Carta Fundamental de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Para la teoría de los derechos humanos, el concepto de persona lleva implícito el de sus derechos y la defensa y el ejercicio de los mismos que nos compete a todos en un pie de igualdad desde toda la existencia sin excepciones de ningún tipo dado de que los derechos humanos son inalienables e inescindibles.

El carácter de inalienable significa que son derechos a los que no podemos renunciar, por su parte el carácter de inescindible descarta la posibilidad de contradicciones entre ellos y advierte sobre la estrecha relación entre los derechos individuales y los derechos sociales.

El derecho de ser libres, de ser iguales en dignidad, de tener libertad de pensamiento, de conciencia, de religión, de opinión, de reunión y de asociación, está estrechamente relacionado con el derecho al trabajo, a condiciones equitativas en el mismo, a la seguridad social, a formar sindicatos y a sindicarse, al descanso, a vacaciones periódicas pagas, a un nivel de vida adecuado, a la asistencia médica y a la educación entre otros.

Históricamente el cooperativismo pugnó por los derechos del hombre y su calidad de vida.

En el quehacer cotidiano las personas se ven enfrentadas a diversos problemas que deben resolver, muchos de los cuales requieren un asesoramiento profesional legal para poder encausarlos y arribar a posibles soluciones. Este aspecto humano de la relación con el socio es contemplado por la  Cooperativa de la Previsión Social y en tal sentido les  brinda asesoramiento jurídico gratuito, en las diversas ramas del derecho, con un trato personalizado a fin de que puedan evacuar consultas teniendo acceso a ser asesorados por profesionales especializados en asuntos diversos que pueden afectar desde su vivienda -tales como alquileres, desalojos, lanzamientos-, a temas de derecho de familia  -tales como pensiones alimenticias, divorcios, sucesiones-  y asuntos laborales entre otros. Si bien otros aspectos del derecho se pueden plantear, los expuestos resumen la problemática general de las consultas.

Se contemplan además derechos de acceso a la salud, brindándole al socio la posibilidad de acceder a médicos de medicina general y especialistas de alto nivel profesional cubriendo de esta forma la atención integral del socio en forma gratuita y sin distinción ni limitaciones de tipo alguno. Se les brinda también asistencia odontológica de altísimo nivel con equipamientos de última tecnológica contando con consultorios tanto en Montevideo como en una red presente en todo el país para mejor servicio de los socios.

En la Cooperativa de la Previsión Social entendemos que una unidad productiva lleva en su esencia misma un concepto liberador tanto en lo económico, pero también social ya que la concepción en la que se fundamenta el cooperativismo se sostiene en la unión libre y consciente de quienes la componen abrazando ideales de justicia y solidaridad.

Nuestro propósito es que los derechos de los socios no sean un simple enunciado ya que el derecho a la libertad y a la igualdad están estrechamente relacionados con los objetivos que nos trazamos para brindar a nuestros socios condiciones más equitativas y un nivel de vida adecuado, a través por ejemplo de las prestaciones enunciadas y con ello honrando las luchas históricas del cooperativismo que bregó y sigue bregando por los derechos del hombre y su calidad de vida.

CONSEJO DIRECTIVO DE LA COOPERATIVA DE LA PREVISIÓN SOCIAL

                 Octubre 2019

.


COOPERATIVA BANCARIA (C) 2019

Página 1 de 3 123